Sin Villa ..y sin nada me pillan.

2017/06/24

#19jAlertaFeminista

 

Concentración en la plaza vieja por la dotación de un presupuesto que haga posible la lucha contra la lacra del  #terrorismoMachista  que se ha cobrado 52 víctimas mortales en lo que llevamos de año.  #19jAlertaFeminista 

 

 

 

 

 

 

rueda de prensa

    

 

El colectivo Feminista Las Quijotas, La Asociación de Mujeres Villarrobledo y CGT invitan a participar en la concentración

 

Tras conocerse la partida destinada en los presupuestos generales del Estado hacia la lucha contra la violencia de género, y la desigualdad entre hombres y mujeres, las organizaciones de mujeres han convocado para el próximo lunes a las 8 y media de la tarde una concentración bajo el lema “Ni una menos”, a la que se sumarán los colectivos de Villarrobledo Las Quijotas, la Asociación de Mujeres Villarrobledo y CGT.

El objetivo de la alerta feminista “Ni una menos” es denunciar que los presupuestos reflejan un modelo económico basado en actividades productivas que no atienden a necesidades sociales y que agravan, según dicen, los problemas de desigualdad entre hombres y mujeres, con consecuencias para la economía, sociedad y para la vida de las mujeres, provocando menor tasa de ocupación femenina, más desigualdad salarial, peor calidad de vida y que el número de asesinatos no disminuya.

Esto, unido al desinterés de cambio que dice, existe entre la clase política, ha provocado que las organizaciones feministas a nivel estatal se unan para reivindicar esta situación. Desde el colectivo feminista Las Quijotas animan a la concejala de igualdad, Caridad Martínez y al Centro de Mujer, a unirse en este acto reivindicativo “Ni una menos”.

Desde la asociación de mujeres Villarrobledo, Mari Carmen Romera explicaba que este acto servirá para exigir al gobierno central un pacto para que el presupuesto pase de los 31 millones de euros que hay consignados para este ejercicio 2017 a 120 millones.
Entre las razones de apoyo de la asociación de mujeres Villarrobledo están las de que 120 millones de niñas en todo el mundo han sido víctimas de violación, el número de feminicidios continúa creciendo y la ley de igualdad no se cumple, entre otros. Invitan también a sumarse a este acto reivindicativo a todas las asociaciones de mujeres de cualquier tipo.

Desde la CGT, Sofía Moreno explicaba que la partida para la lucha contra la desigualdad entre hombres y mujeres no responde ni de lejos a las necesidades sociales, agravando la situación y llevando a la normalización de la violencia machista y la discriminación. Para la CGT, invertir en ello significa ahorrar en sufrimiento también a las mujeres, hijas, hijos y familias.

.  .  .

 

.

.

concentración frente al ayuntamiento

 

     

 

lectura del manifiesto

 

     

2017/06/08

NOSOTRAS, los Amanuenses

Filed under: entrevistas,General,Villarrobledo — Tags: , , , , — jonatan @ 22:39

 

 

 

 

 

Compañeras y compañeros;

El grupo de poetas que a participado en el poemario “NOSOTRAS” os invita a su lanzamiento para el día miercóles 31 de mayo a las 20:00 horas en la Plaza Vieja de Villarrobledo.

Porque tan tarde?

Debido a la falta a la palabra dada de quien se comprometió a apoyar esta iniciativa desde la Diputación de Albacete no se pudo imprimir en su momento.

Este poemario debía ser entregado en el acto que se realizó en el Claustro el día 8 de marzo. A este acto no se invitó a nadie del Consejo Municipal de Cultura porque el gobierno del ayuntamiento nunca contó con el poemario, ni siquiera  se consideró un espacio en la conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora como  aporte de dicho consejo .

 

Por ello decidimos intentar imprimirlo con nuestros propio esfuerzo. De esta manera y gracias a la colaboración de muchos y muchas compañeras se ha podido financiar casi en su totalidad la impresión.

Esto nos reafirma que no necesariamente debemos buscar el apoyo de instituciones que no están interesadas en promover la cultura popular. 

La autogestión es posible.

Contamos con vuestra asistencia

 

.

selección de poemas

.

 

    

   

   

   

   

   

   

    

   

   

   

    

    

Entrega de libros y entrevistas a ilustradoras y algunos Amanuenses

 

album fotográfico por Elena del Valle

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2017/04/07

8 de marzo, 2017

Filed under: CGT,entrevistas,General,Villarrobledo — Tags: , , , — jonatan @ 13:24

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Actividades en torno al 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora: Concentración, Video-Forum y Charla-Debate

Este año conmemoraremos de nuevo en Villarrobledo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una fecha de reivindicación y lucha por la emancipación de las trabajadoras respecto del capitalismo, del patriarcado y del machismo. Las principales actividades que se realizaron:

CONCENTRACIÓN el miércoles 8 de Marzo en la Plaza Vieja, a las 20.00 horas. Convocada por diversos colectivos activistas de la localidad, se leerán los diversos Manifiestos,…, siendo “a micro abierto”, como es nuestra costumbre. Debemos recordar que ese día está convocado un Paro Internacional de Mujeres.

En la Concentración se hizo también un minuto de pitada y ruido, para mostrar nuestro rechazo a las violencias machistas, expresión máxima de la opresión a la que el patriarcado trata de someter a las mujeres. En ese sentido, desplegamos la pancarta que “contra las violencias machistas” hemos desplegado los 2 últimos años alrededor del 25-N en la fachada del Ayuntamiento. Una pancarta que, incomprensiblemente, parece ser que no podremos colgar más del Ayuntamiento, pues el gobierno municipal considera más relevante la estética en las bodas.

Video-Forum. El viernes 10, a las 20.30 horas en el local social compartido (c/ Pérez Galdós nº4, en el barrio de San Antón), realizamos una nueva sesión de Con-Ciencia Crítica. En esta ocasión debatiremos a partir del visionado de la película Pago Justo, que muestra la lucha de las trabajadoras de la Ford en 1968 para lograr la igualdad salarial.

Mujeres Activistas en Villarrobledo.  El sábado 11, a las 19.30 horas en la Biblioteca-Museo (c/ Carrasca 29), tuvo lugar la IV Charla-Debate en defensa de los derechos de la Mujer. Una actividad que emprendió Izquierda Unida en el año 2014 y que este año (como ya pasara en la II edición) está co-organizada por la C.G.T. En esta ocasión, el acto partió de un vídeo que pretende homenajear a las mujeres activistas que han luchado y luchan en Villarrobledo en defensa de los intereses de todas las personas y contra todas las agresiones que el poder nos hace. Y, tras ese vídeo, numerosas activistas pusieron en común sus experiencias, así como los problemas que tienen que enfrentar en su triple condición de mujeres, de trabajadoras y de activistas.

Contamos con compañeras de numerosos colectivos: Asamblea de Enseñanza, Stop Desahucios, Plataforma contra la fractura hidráulica, Ecologistas en Acción, Izquierda Unida, Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, Confederación General del Trabajo, Asociación de Mujeres Villarrobledo, Las Beguinas, Colectivo Feminista Las Quijotas,…  Y contaremos con algunas compañeras de localidades cercanas que comparten nuestras luchas.

Llamamos a toda la población a participar en estos actos y en todos los demás que se hagan en la localidad vinculados a esta fecha. Porque, para acabar con todas las desigualdades,

la Solidaridad es nuestra arma

 

 

  • Concentración y lectura de manifiestos en la plaza vieja.

 

  • manifiesto de CGT La Mancha, nucleo de Villarrobledo – San Clemente, panfleteado en la concentración

 

 

8 de Marzo

DÍA INTERNACIONAL DE

LA MUJER TRABAJADORA

Desde el anarcosindicalismo queremos recordar que nos gustaría, y luchamos por ello, unas relaciones entre las personas que no tuvieran que verse sometidas a intercambios comerciales de ningún tipo y que, por lo tanto, la explotación laboral no existiera.

Queremos y luchamos por ello: que desaparezcan las relaciones de trabajo sometidas a las leyes del mercado y que dejen paso a la autoorganización y la autogestión.

Pero, mientras tanto, necesitamos implantar derechos que nos protejan frente a los abusos del capital, ya que los trabajos de todas las personas, y en especial de las mujeres, son un violento punto de unión entre el patriarcado y el capitalismo.

En este 8 de Marzo de 2017, Día Internacional de la Mujer Trabajadora,  manifestamos que:

  • Nos declaramos anarcofeministas incluyendo a todas las identidades que difieren del patrón heteronormativo.

  • Defendemos la autogestión de los Servicios Públicos y denunciamos la privatización a los que éstos están sometidos y que nos afecta especialmente a las mujeres en sectores como telemárketing, limpieza, educación, sanidad…

  • Defendemos la inclusión de la economía feminista en todos los órdenes de la vida, para erradicar las desigualdades como la brecha salarial, explotación de doble jornada, el acceso a los servicios sociales, pensiones,  educación feminista y coeducación, planes de igualdad, techo de cristal, porque todas las vidas merecen ser sostenidas.

  • Defendemos los derechos de las mujeres refugiadas y migrantes.

  • Denunciamos el salario precario y vivir en la precariedad.

  • Denunciamos la intromisión de las religiones, exigiendo la salida de éstas del ámbito público: educación, legislación, opinión pública, medios de comunicación públicos…

  • Denunciamos el ascenso de los fascismos a nivel mundial.

  • Reivindicamos los espacios seguros, erradicando todos los tipos de violencias sexuales.

  • Es necesaria la lucha feminista porque lo que existe es una falsa igualdad, porque la doble discriminación, como mujer y como trabajadora, sigue existiendo.

  • Las mujeres no nos resignamos a la injusticia social y la desigualdad. Hemos luchado, luchamos y seguiremos luchando hasta conseguirlo. Y lo hacemos desde la dignidad, la integridad, sin perder la alegría y las ganas de vivir. Como decía Emma Goldman “Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”

¡BAILEMOS JUNTAS NUESTRA REVOLUCIÓN!

¡NO HAY REVOLUCIÓN SIN LIBERACIÓN DE LAS MUJERES!

¡NOS QUEREMOS LIBRES, VIVIENDO!

Confederación General del Trabajo en Villarrobledo

c/ Pérez Galdós nº4

(barrio de San Antón)

Tfno. 680 739 618

manifiesto

.

.

Eje violeta especial 8 de marzo

.

.

  • Noticia que Canal 4 Mancha Centro (la TV local) sacó en parrilla

 

   Sofía (secretaria de mujer de CGT La Mancha y activista local) presenta el acto

  • En la charla se puso el vídeo que Pedro Arribas hizo para la ocasión

 

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

    

   

     

 

 

 

 

     

 

2017/01/04

de la propuesta zapatista, 2017-2018

Filed under: CGT,entrevistas,General,Mexico — Tags: , , — jonatan @ 23:15

un intento de aclaración de la controvertida/poco entendida propuesta que el EZLN planteó al V Congreso Nacional Indígena

 

La propuesta del EZLN al Congreso Nacional Indígena de presentar a una mujer indígena a las elecciones presidenciales de México en 2018, ha vuelto a poner la atención sobre la situación de opresión que viven los pueblos indígenas en México.

Web habilitada  CNI

[octubre, 2016]    QUE  RETIEMBLE  EN  SUS  CENTROS  LA  TIERRA

.  .  .

 

[25 de octubre]   CGT, organización vinculada desde hace décadas a la lucha zapatista, muestra expectación ante la posible participación de EZLN en el proceso electoral mexicano. Entrevista Angel Bosqued 

 

[26 de octubre]   El V Congreso Nacional Indígena y la propuesta zapatista. Entrevista a Javier Sánchez, CGT Chiapas

 

 

 

[5 de diciembre]   Hablamos con la activista mexicana Rosa y el compañero Javi de CGT, ambos presentes el pasado 12 de octubre durante el V Congreso Nacional Indígena en Chiapas. En dos entrevistas individuales nos hablarán sobre su experiencia y sus reflexiones en torno ha este nuevo movimiento de los zapatistas. 

Pues bien…..

Declaración final del V Congreso del CNI (audio)

acuerdos  

un poco de ….una linda historia

 

2016/12/31

NO ESTAMOS TODAS, las queremos en casa éste 2017

Navidad y fin de año… pero Falta lo que falta

NO ESTAMOS TODAS

LXS QUEREMOS EN CASA

no les olvidamos compas!

 

 

 


 

 

#FernandoBarcenasLibertad 

Es 13 de diciembre del 2013, la Ciudad de México se encuentra agitada por el consumismo generado por la temporada de consumo navideña y por las protestas callejeras generadas por el aumento del pasaje del Sistema de Transportes Colectivos Metro. Desde que el gobierno capitalino anunció el aumento semanas atrás, diversas convocatorias y formas de protesta se fueron dando, desde las más pacifistas, reformistas y ciudadanas hasta las más rebeldes y violentas, las cuales vienen a sumarse a una serie de luchas que se habían agudizado desde la entrada de Peña Nieto a la Presidencia. De repente ese día, mientras la marcha pasaba entre las avenidas Reforma e Insurgentes, los manifestantes se alebrestan, unos corren despavoridos, otros brincan de felicidad, el humo y las flamas se hacen presentes; el árbol de navidad que había sido colocado por la empresa Coca-Cola empieza arder producto de la molotov que alguien había arrojado.

Los arrestados son tres, dos de ellos menores de edad que terminaron quedando libres, el otro es Fernando Bárcenas Castillo que continúa preso con una sentencia firme de 6 años

Juventud rebelde:  la travesía anti-carcelaria de Fernando Bárcenas  –  CGT Chiapas 

#LuisFernandoSoteloLibre

 

La modificación que el Tribunal Superior de “Justicia” ha realizado a la sentencia de nuestro compañero Luis Fernando Sotelo es una burla. La reducción de la sentencia de 33 a 13 años, no es hacer “justicia”, sino una burla a ésta. Las irregularidades del proceso han sido denunciadas innumerables veces. Ha quedado más que probado que no existen elementos que lo incriminen y el único testigo presencial, el chofer del metrobús, durante el juicio, dijo no reconocer a nuestro compañero. 

Modifican condena de Luis Fernando Sotelo – CGT Chiapas

CGT ante la indecente condena a Luis Fernando Sotelo – CGT Chiapas

Abraham Cortes Avila

En días recientes recibimos la noticia de que al compañero Abraham Cortés le fue dictada una nueva sentencia en el juicio que enfrenta desde el 2 de octubre de 2013. Recordemos que Abraham es la única persona que continua preso por los hechos ocurridos ese día.

Abraham enfrentaba una acusación de tentativa de homicidio, por supuestamente haber lanzado cokteles molotov hacia las líneas de policías antimotines. Además de otra acusación por ataques a la paz pública en pandilla.

Por esas acusaciones el compañero había sido sentenciado a 13 años 4 meses de prisión; sin embargo, en días pasados le fue dictada una nueva sentencia, debido a un amparo que promovió.

La nueva sentencia del compañero es de 5 años 9 meses por el delito de ataques a la paz pública en pandilla, desechándose así la acusación de tentativa de homicidio.

Sin duda es una buena noticia, pero no significa que reconozcamos en ella una acción de justicia por parte del sistema jurídico-carcelario mexicano.Sabemos perfectamente que ese sistema nunca nos dará justicia y si ahora aflojan un poco la correa no olvidamos que nuestro compañero sigue preso, y mientras él y las miles de personas que actualmente pueblan las prisiones sigan tras esos muros, seguiremos combatiendo…

¡Por la libertad de todxs!

¡Abajo los muros de las prisiones!

Cruz Negra Anarquista México

“El Estado me llama criminal”. Texto de Abraham Cortés

 

 

Fernando Bárcenas y Abraham Cortes, presos en el Reclusorio Norte, Luis Fernando Sotelo, preso en el Reclusorio Sur en la Ciudad de México

 

 

 

Alfon

 

Monica y Francisco

       sentencia  + info

Amenaza de prisión contra 27 personas entre ellas Ermengol Gassiot, profesor de la UAB y sec. gral. de CGT Catalunya

 

Presxs Politicxs de Mexico y La Sexta [Declaración de La Selva Lacandona]

 

 

Llamada a la solidaridad con las anarquistas acusadas de expropiar un banco en Aachen (Alemania)

 

Libertad Leonard Peltier, Mumia Abu-Jamal y todxs lxs presxs políticxs de la lucha indígena, negra, antipatriarcal y popular 

¡ 35 años encarcelado ! Libertad y salud para Mumia Abu-Jamal

 Aquí estamos otra vez. Esta vez es el año 2016. Ha sido más de 41 años desde que yo caminé libre por la ultima vez y pude ver el sol amanecer y ponerse y sentir la tierra bajo mis pies.   Leonard Peltier

2016/12/03

(Cuba) Fidel Castro

Filed under: entrevistas,Es El Estado,General — Tags: , , , , — jonatan @ 13:01

photo_2015-10-12_17-58-52con algunas (no las mas bonitas) fotos de mi viaje a Cuba, dos textos a propósito de Fidel Castro

 

 

 

 

 

Apuntes sobre Fidel, desde una perspectiva comunista libertaria:

Una de mis amigas me pidió hoy que escribiera un breve post sobre lo que pienso de Fidel y lo que representó para Cuba. Está harta de ver mensajes de gente llorando por su muerte en todo el FB. Conociéndola, sospecho que la mayoría de sus amigxs son de izquierda, igual que lxs míxs. Y sí, también me tocó mi dosis de comentarios desesperados sobre lo bueno que Fidel fue para Cuba y para los cubanos (a menudo usando una prosa paternalista).

Ironía del tema, todxs estxs amigxs lamentando la muerte de su ídolo probablemente habrían terminado en la cárcel en Cuba. Un país donde los sindicatos independientes y los partidos políticos están prohibidos, donde los salarios son más una formalidad que una realidad, donde existen clases sociales y cuyas diferencias aumentan día a día, donde el sexismo se alienta con música patrocinada por el Estado para desviar a lxs jóvenes de los verdaderos problemas, donde lxs negrxs son más controladxs por la policía que lxs blancxs, donde lxs turistas que no pueden encontrar marido/mujer en Europa se compran uno/una en modelo exótico al otro lado del Océano … no es un país comunista. Es una forma altamente concentrada de capitalismo. El mismo que está listo para (y ahora ofrecido de nuevo a) los negocios de EE.UU., después de tantos años de sacrificios y de antiimperialistas caídxs.

No, la salud y la educación públicas no son de buena calidad. Son simplemente gratuitas. Solían ser de buena calidad, pero años sin pagar profesores y médicos, junto con la obsesión de sólo desarrollar el turismo, han destruido lo que fueron dos de los mayores logros de Cuba. De Cuba, no de Castro.

Habiendo sido un chamaco asmático, recuerdo a las enfermeras que me cuidaban en una pequeña clínica, en medio de la noche, en La Habana. Nunca pidieron dinero, ni siquiera mi nombre o mi dirección. Sólo ofrecieron su sonrisa empática. Más tarde, al crecer, entendí lo que eran las dificultades de la edad adulta en un país del Tercer Mundo. Los logros en materia de salud y de educación se deben, desde luego, a esxs trabajadores mal pagadxs. No al Estado. No a Fidel.

La Revolución Cubana fue una Revolución popular. Comenzó como la erradicación reformista de un dictador, antes de ser robada por una pequeña (y recién establecida) élite. Se convirtió, por tanto, en algo Castrista, no comunista.

Por otro lado, ya anticipando a aquellxs que me dirán que ahora Cuba será libre y próspera… les recordaré las innumerables muertes prematuras de niñxs por todo el mundo por causa de hambre (según la ONU, toda la humanidad pueden ser alimentada) y de enfermedades curables. Incluso en los países “libres”. Les recordaré también que con la Democracia no se trata sólo de expresar abiertamente sus opiniones (sin que le importe al poder), sino de hacerse cargo de su vida y eso implica el Bienestar Social, sistemas decentes de Salud y Educación públicas. Las mismas cosas que atacan la derecha /la izquierda “moderada”, años tras años, reforma tras reforma. Es decir, las mismas personas que hoy piden que Cuba sea libre… como Haití y su población empobrecida, supongo.

Libertad, igualdad … siguen siendo los objetivos de la Humanidad. No existían en Cuba al igual que no existen en Francia, los EE.UU., España o cualquier otra parte del mundo. Estos objetivos todavía son accesibles, pero no necesitamos líderes para obtenerlos, no importa cuán “grandes” éstos sean. No hay superhombres por ahí. Sólo podemos contar con nosotrxs mismxs.

por Julio Reyes, 27 de noviembre

photo_2015-10-12_17-54-47

 

“Rompí mis cadenas nadie me para ahora /
La calle es mi manigua redentora /
Pluma y papel: tiranos, sientan el calibre /
Las 26 tocan a deguello – ¡VIVA CUBA LIBRE! /
Fajao como Maceo, represento la isla entera /
Hay que matarme pa’ quitarme la bandera /
Fuera y no más bajo presión que el machete vibre /
Cubano quítate el grillete : ¡VIVA CUBA LIBRE!

(…)

Estoy firme, tu sabes que en la Aldea no se juega /
“Patria o muerte, venceremos” eso es lo que han enseñado /
Ya no les creemos, el engaño ha terminado /
Mucho tiempo de silencio y miedo bajen del estrado /
Revolución es cambiar lo que debe ser cambiado /
Basta del cuento gastado de que antes era peor
Yo crecí con sus mentiras y sé que existe algo mejor /
Terminara el dolor, el cambio sera indetenible /
Paz y amor para mi pueblo: ¡VIVA CUBA LIBRE!”

 

instalaciones y centros sanitarios

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

photo_2015-10-12_17-56-14  photo_2015-10-12_17-57-15  photo_2015-10-12_17-57-19

photo_2015-10-12_17-57-27  photo_2015-10-12_17-57-54  photo_2015-10-12_18-00-26

escuela

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

Entrevista a Octavio Alberola sobre Cuba (septiembre 2004)

Periódico   El Libertario

Quien conoce del movimiento anarquista contemporáneo sabe que decir Octavio Alberola es mentar a un militante libertario español veterano de la lucha antifranquista, que a pesar de sus años continúa tan activo e inclaudicable como ayer. Entre otras actividades, en la actualidad es animador de los “Grupos de Apoyo a los Libertarios y Sindicalistas Independientes en Cuba”, GALSIC, una red de apoyo y denuncia la cual junto al Movimiento Libertario Cubano en el exilio denuncia desde la perspectiva ácrata los excesos de la dictadura omnímoda de Fidel Castro. El Libertario tuvo el placer de realizar la siguiente entrevista sobre su actividad y parecer con respecto a la isla caribeña. 

– ¿Cuáles son las críticas que el anarquismo le hace a la llamada “Revolución cubana”? 

– Fundamentalmente las de no ser una revolución social y de servir de coartada semántica para encubrir su verdadera esencia y realidad de dictadura populista. Hay, por supuesto, el problema de la privación de los derechos fundamentales de la persona humana (libertad de opinión, de expresión y de reunión) a los cubanos por un poder dictatorial totalitario. Para los anarquistas, esas libertades son inalienables. Pero nuestra crítica al castrismo -porque la llamada “revolución cubana” no es otra cosa que un sistema de poder totalitario al servicio de Fidel Castro- va más allá de la simple reivindicación de esas libertades. Los anarquistas hemos luchado siempre y seguiremos luchando por la emancipación humana, para acabar con la explotación y la dominación. Y no sólo de una clase por otra, sino del hombre por el hombre. El ideal comunista preconizaba una sociedad sin explotados ni explotadores, sin dominados ni dominadores. En consecuencia, la revolución debía servir a destruir las estructuras que permiten al Capital y al Estado explotar y dominar. Un cambio político que no destruye estas estructuras, que sólo las pone al servicio de un nuevo grupo social, de un partido o de un Jefe, no le cambia al trabajador su condición de explotado, y al ciudadano su condición de dominado. Un tal cambio no es pues una revolución social, salvo que se entienda por tal el simple cambio de gobernantes a través de un golpe de Estado o de una insurrección armada. Y eso es lo que sucedió en Cuba: Batista fue reemplazado en el poder por Castro. Sólo que, para consolidar su hegemonía y perpetuarse en el poder, Castro se sirvió de una coartada ideológica, la “revolución” marxista, identificando ésta a su persona y viceversa. No fue el primero en darse esta coartada, antes que él lo habían hecho Stalin, Mao y muchos de los Jefes de las luchas de descolonización en Asia y África para apoderarse del poder y perpetuarse en él. De ahí que, como en todos eso casos, en Cuba también ese tipo de revolución sólo significó la imposición de una dictadura totalitaria y del capitalismo de Estado. Es decir: los trabajadores a obedecer y trabajar. El poder y los privilegios a los burócratas, a la nueva nomenclatura. Por eso en ninguna de esas “experiencias” se puso fin al salariado, a los servicios represivos, al ejército, etc. Al contrario, se impuso un sistema de control policíaco y de partido único, sindicato único, prensa única, etc., para mantener al pueblo sumiso e impedir que pensara por sí mismo. Criticamos y denunciamos la llamada “revolución cubana” porque al presentarla demagógicamente como tal, como todas las otras del mismo signo, no sólo se contribuye a pervertir la idea de revolución, sino que se contribuye a que millones de explotados, en Cuba y en el mundo, renuncien a la lucha por la emancipación. Todas esas pretendidas revoluciones sólo han servido para destruir la aspiración emancipadora en el seno de la clase trabajadora y consolidar el capitalismo: en tanto que sistema y como generalización del individualismo. Al extremo de que Dólar se ha convertido en el referente cotidiano, no sólo en los USA, sino también en Rusia, China… y Cuba. Es verdad que en Cuba -como en los otros países de comunismo oficial- se puso fin a la propiedad privada, a casi toda, y que todo quedó -por lo menos oficialmente- propiedad del Estado. Pero eso no puso fin a las desigualdades, puesto que los que se quedaron con el Estado pudieron controlar en su beneficio la distribución del usufructo de la propiedad nacional, de las riquezas que esa propiedad generaba y genera. Fue la culminación del proceso de concentración y monopolio capitalista por una sola empresa: el Estado -y en Cuba por el castrismo y Fidel. Es como si en los EE UU la empresa Coca Cola se hubiese hecho con el monopolio de todas las empresas, de toda la economía, y el Estado estuviese dirigido por los cuadros de la empresa Coca Cola y su director se perennizara en el poder, como Fidel. Los ciudadanos estadounidenses habrían quedado totalmente dependientes de la voluntad de esa empresa, de su dirección empresarial; como los cubanos de la empresa castrista y su gerente el Comandante en Jefe. Esa dependencia económica implica una dependencia política y social total, no quedando a la disidencia otra alternativa que la clandestinidad o la cárcel. El capitalismo de Estado convierte al trabajador en un explotado que debe aceptar resignadamente la explotación para no ser considerado traidor a la Revolución… Ese sistema es el paradigma del Capitalismo, es el Capitalismo total. 

– ¿Es legítimo pensar que el pueblo cubano se halla en medio de dos bandos, su propio gobierno de un lado y “el imperialismo estadounidense” del otro? Según la estrategia del “enemigo menor” ¿no habría que apoyar en ese escenario a Fidel Castro? 

– Eso es lo que tanto el gobierno estadounidense como el gobierno castrista pretenden. La realidad es que el pueblo cubano no es el centro de las preocupaciones de ninguno de los dos gobiernos. Lo que les preocupa a ambos son sólo sus intereses. Es decir: sus privilegios y conseguir su perennidad. Las últimas medidas “anticastristas” decididas por el gobierno de Bush lo han probado. En principio, Bush dice que las ha tomado para debilitar a Castro y facilitar “la transición a la democracia para el pueblo cubano”. Aunque todos sabemos que es pensando en ganar votos entre los exiliados cubanos de Miami a favor de su reelección… Castro, con el pretexto de defender Cuba y el pueblo cubano de la agresión imperialista, ha reaccionado subiendo precios y reduciendo el alcance de la cartilla de racionamiento… Cuando todos sabemos que son los cubanos más pobres los primeros y los más perjudicados por la medida castrista. Al pueblo cubano se le ha hecho, durante más de cuarenta años, el mismo chantaje de parte de unos y otros, y, durante todo este tiempo, el único que ha padecido las consecuencias es el pueblo cubano. La tragedia de los balseros muestra la falta de humanidad de los dos gobiernos: el gobierno castrista por ser el responsable de ese éxodo, y el gobierno estadounidense por haber devuelto muchos balseros a las autoridades cubanas. En realidad, al gobierno estadounidense le va muy bien que Castro reprima a los que quieren escapar de la isla y que tenga al pueblo cubano sometido. Eso es lo que los yanquis exigen de otros gobernantes en América Latina. Para nosotros no se trata pues de un “mal menor”, de un “enemigo menor”. En los dos casos se trata de gobiernos que quieren pueblos sometidos y que, en la medida que pueden, los explotan y oprimen. Bush también quisiera poder imponer un partido único, un sindicato único, una prensa única… Pero, en todo caso, son los cubanos que deben, que deberían poder decidir si el “enemigo menor” es el uno o el otro. Y deberían poder decidirlo en plena libertad. 

– Cómo valoras el papel del movimiento anarquista en Cuba en la lucha contra Batista, frente a la llamada “revolución cubana” y el arribo de Fidel Castro al poder? Incluso hemos leído que tu mismo tuviste algún grado de participación en los sucesos de aquel tiempo, ¿es cierto esto? 

– Efectivamente, yo estaba en México cuando Castro comenzó a preparar la lucha guerrillera y la expedición del Granma, y hasta la caída de la dictadura de Batista colaboré con los exiliados cubanos que luchaban contra ella. Particularmente con los del Movimiento 26 de Julio y los del Directorio Revolucionario Estudiantil. También participé en la constitución del Frente antidictatorial latinoamericano, en el que estaban representadas diferentes organizaciones latinoamericanas juveniles exiladas en México. En razón de estas actividades mantuve relación con algunos libertarios cubanos que tuvieron que abandonar Cuba por sus actividades clandestinas contra la dictadura de Batista. Estaba pues al corriente de la posición del movimiento anarquista en Cuba. Lo que pasaba era que había mucha desconfianza sobre la verdadera ambición de Fidel, al que sus seguidores querían convertir ya entonces en un caudillo. Yo tuve que intervenir personalmente para evitar enfrentamientos violentos entre partidarios del 26 de julio y otros grupos de opositores a Batista que no aceptaban que les impiusieran el liderazgo castrista. Siempre traté de convencer a unos y otros de que la lucha contra la dictadura debía ser prioritaria, que las ambiciones personales o de partido debían quedar en un segundo plano. Por eso, aunque finalmente Fidel haya acabado imponiendo su hegemonía y su dictadura se haya prolongado durante tantos años, sigo creyendo que nuestro deber entonces era el de luchar, como lo hicimos, contra la dictadura de Batista. El hecho de no haber sido capaces de impedir la deriva autoritaria-totalitaria de ese movimiento antidictatorial no pone en causa la prioridad de entonces. La efervescencia revolucionaria-libertaria que el derrumbe de la dictadura produjo la justificaron y me parece que la siguen justificando plenamente. De lo que se trata ahora es que esa esperanzadora experiencia de los primeros momentos de la “Revolución cubana”, que en algunos casos fue auténticamente revolucionaria y que fue la que le atrajo tantas simpatías, no quede borrada de la historia por la realidad dictatorial posterior. De ahí la importancia de recuperar y salvaguardar su memoria. 

– Frank Fernández, en su libro “El Anarquismo en Cuba”, habla sobre el escaso apoyo que el movimiento anarquista internacional le prestó a las denuncias de los libertarios cubanos sobre la dirección que tomaba el régimen castrista en los primeros años. ¿Porqué crees que sucedió esto?, ¿ha variado esta tendencia en la actualidad? 

– Es verdad que en ciertos sectores e individualidades del movimiento anarquista internacional pervivió durante algunos años la ilusión de que los “barbudos” eran revolucionarios con faz humana. Pero el movimiento anarquista, en tanto que tal, comenzó muy pronto a tomar distancias, y a medida que la deriva caudillista de Fidel se iba poniendo en evidencia, el movimiento lo denunció ampliamente. En 1961, con Víctor García (Germinal Gracia), participé en una gira de conferencias en los medios anarquistas españoles exiliados en Francia e Inglaterra para denunciar la deriva totalitaria de la “Revolución cubana”. La cuestión entonces era que aún se confiaba en la capacidad del movimiento popular para reaccionar e impedir la total confiscación de la revolución por el castrismo. Pero muy rápidamente se vio la realidad del alineamiento castrista con el comunismo totalitario soviético y se supo de la persecución de que eran víctimas los anarcosindicalistas cubanos. Actualmente no creo que haya un anarquista que manifieste alguna complacencia alguna con la dictadura castrista. En toda la prensa anarquista internacional han tenido eco las campañas contra la paranoia represiva del Stalin caribeño. La demagogia castrista sólo sigue engañando a los incondicionales o a los que se aferran al mito para justificar sus propias claudicaciones revolucionarias 

– Estas participando en los llamados Galsic. ¿De qué se trata esta iniciativa y qué objetivos persigue? 

– Sí, soy uno de los propiciadores de esta iniciativa y formo parte del grupo que anima el GALSIC en Francia. En realidad, el “Grupo de apoyo a los libertarios y sindicalistas independientes en Cuba” es un grupo informal. Es decir: que no tiene una estructura organizativa permanente, sino que funciona como una especie de coordinación puntual para difundir información e iniciativas en apoyo de los libertarios y los sindicalistas cubanos en su lucha contra la dictadura castrista. De ahí que la actividad del GALSIC esté centrada fundamentalmente en la edición y difusión (sobre todo a través de Internet) del boletín “CUBA libertaria”. La idea inicial era crear una coordinación internacional con representación de todas las organizaciones libertarias para aportar una solidaridad concreta a los libertarios y sindicalistas independientes cubanos; pero, a pesar de que todas se han manifestado favorables a la propuesta, ésta no ha sido aún posible concretizarla. No obstante, todas colaboran en la difusión del boletín CUBA libertaria. Por el momento, lo esencial es potenciar esa voluntad solidaria y asegurar la relación de los anarquistas con vistas a ese objetivo. Es decir: estar presentes y mostrar a unos y otros que los anarquistas no renunciamos a la lucha por la libertad y la emancipación humana, en Cuba y en el mundo. 

– ¿Existen focos de resistencia en la Isla no ligados a la influencia norteamericana?, ¿Hay elementos para creer que existen grupos anarquistas activos dentro de Cuba? 

– Por supuesto, en Cuba existen focos de resistencia, de disidencia, no ligados a la influencia e intereses del gobierno estadounidense. Es más, se puede afirmar sin ninguna duda que esa disidencia es mayoritaria, aunque sea la que menos presencia mediática tiene. Y esto es comprensible: ni el castrismo ni el gobierno estadounidense tienen interés en que esta disidencia prospere y esté pesente mediáticamente. A unos y otros les interesa hacer creer que la única oposición al castrismo es el sector derechista del exilio en Miami, y para acreditar esta idea no escatiman esfuerzos ni medios. El dinero prometido por Bush, para “ayudar a la transición democrática en Cuba”, sólo irá a ese sector reaccionario que le importa un pepino la suerte del pueblo cubano. Y el gobierno castrista, claro está sólo hablará de esta disidencia… En la isla y en el exilio hay grupos disidentes que rechazan al mismo tiempo la dictadura castrista y el imperialismo americano. Grupos que se oponen al capitalismo de Estado castrista, pero también al capitalismo en cualquiera de sus formas: sean neoliberales o arcaicas. Muchos de los sindicalistas independientes saben que su principal tarea será reconstruir los sindicatos para luchar mañana contra la otra cara de la explotación: la del capitalismo privado. Que será tan salvaje como se ha mostrado ya en los países que han transitado del totalitarismo comunista a la democracia capitalista. Y tanto más que ese nuevo capitalismo será el resultado de la alianza del capitalismo exterior con las mafias burocráticas actualmente en el poder en Cuba. La presencia de grupos anarquistas dentro de la isla no es actualmente verificable… La brutalidad de la represión y los pocos medios con que cuentan los libertarios cubanos exiliados no permiten ir más allá de mantener algunos contactos individuales. No obstante, como ha pasado en todos los países que se liberaron de las dictaduras comunistas, la emergencia de grupos y sindicatos libertarios es previsible, y muy probablemente en las modalidades más actuales del antiautoritarismo. 

– Desde los Galsic han promocionado la campaña “lleva un libro a Cuba”, ¿en qué consiste?, ¿qué caminos existen para que los anarquistas materialicen su solidaridad con el pueblo cubano? 

– La campaña “lleva un libro a Cuba” fue inicialmente propuesta por las llamadas Bibliotecas independientes, y desde el GALSIC hemos incitado a los compañeros libertarios, que viajen a Cuba, a que lleven libros a esas bibliotecas: sobre la historia de las luchas sociales, sobre experiencias autogestionarias, sobre las colectividades durante la revolución española, etc. De lo que se trata es que los cubanos puedan leer lo que el poder actual les oculta. Es posible que, entre los promotores de las Bibliotecas independientes, los haya con intereses políticos o religiosos, y que en sus bibliotecas también se aplique una cierta censura ideológica; pero estamos convencidos de que no son esos intereses los de la mayoría de ellos. Sin duda es una forma de resistencia pasiva, pero muy activa, a la censura ejercida desde el poder castrista. El simple hecho de ofrecer libremente, a los cubanos que lo deseen, la posibilidad de leer libros que no se encuentran en las bibliotecas oficiales, o que la mayoría de los cubanos no pueden adquirir, es ya en sí una iniciativa loable y a la cual debemos contribuir aportando la literatura que todos los poderes (políticos, económicos y religiosos) tratarán de censurar. Esta no es, claro está, la única forma de solidarizarse con el pueblo cubano en las difíciles circunstancias actuales. En la medida de lo posible instamos a que se condenen todas las medidas que afecten su vida cotidiana: ya vengan del gobierno castrista o del gobierno de los EE UU. Y, por supuesto, apoyamos el que se envíe ayuda directa a los cubanos necesitados, sin pasar, claro está, por las vías oficiales que se apropian o desvían esas ayudas con intereses partidarios. Aunque seguimos pensando que la principal forma de materializar la solidaridad es la de testimoniarla, cada vez que se pueda, denunciando la represión castrista contra toda forma de disidencia. 

– Son muchas las especulaciones realizadas en torno al día después que Fidel Castro desaparezca. ¿Cuál es el panorama que vislumbras para el futuro de la isla? 

– Desgraciadamente, y contrariamente a lo que yo desearía para el pueblo cubano, el panorama que hoy puede objetivamente vislumbrarse no es muy prometedor. Castro morirá un día, como todo quisque, como Franco, al que ya ha superado en años en el poder. Lo más probable es que el régimen castrista termine más o menos convulsamente su “transición” al capitalismo, y que la vuelta a la Democracia formal no se produzca de un golpe. En ello coinciden los intereses de las mafias de dentro y de las de fuera de la isla, y, por supuesto, los del gobierno estadounidense y los de muchísimas multinacionales, incluidos los de la Comunidad Europea, etc., etc. Ninguno de esos poderes quiere, evidentemente, el fin violento y radical de la dictadura castrista, y mucho menos que el pueblo lo pueda aprovechar para intentar hacer la verdadera revolución social que el castrismo castró. Lo único que se está negociando y se acabará de negociar entonces es la repartición del poder y de las riquezas de la isla, de las propiedades que hoy son del Estado y que la nomenclatura castrista y la de Miami se disputan o se repartirán : como sucedió ya en los otros países con regímenes semejantes. La actual relación de fuerzas no permite vislumbrar otro futuro. Desgraciadamente, cuarenta y tanto años de dictadura y de demagogia comunista han aniquilado lo que quedaba de movimiento obrero y de tradición de lucha reinvindicativa, imponiendo la resignación y la desunión entre los trabajadores. No obstante, los trabajadores cubanos tendrán que unirse y luchar de nuevo contra el capitalismo privado. Por ello es necesario y urgente ayudarles a recuperar la memoria histórica del movimiento obrero cubano que el castrismo ha desvirtuado tan descaradamente, y por ello habrá que ayudarles, tan pronto se pueda, a reconstruir sindicatos auténticamente de clase e independientes del Estado y de toda fuerza política que pretenda transformarlos de nuevo en correa de transmisión…, como lo son hoy del poder castrista. Creo que ésta será y ya es la tarea prioritaria para continuar la lucha contra la explotación y la dominación.

propaganda en las calles

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[corrección] el castrismo seguirá adelante

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

photo_2015-10-12_17-53-25 photo_2015-10-12_17-51-47 photo_2015-10-12_17-59-58   photo_2015-10-12_17-50-54

photo_2015-10-12_17-59-08   photo_2015-10-12_18-01-28

photo_2015-10-12_18-01-53    photo_2015-10-12_18-01-57

 

.

Uno de los dos libritos del anarquista uruguayo Rafael Spósito Balzarini (Montevideo, 21 de mayo de 1952 – 24 de agosto de 2009) que acompañaron el viaje con mi padre por la isla de Cuba en el 2015. daniel3

 

.

 

 

photo_2015-10-12_18-01-40

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A 70 metros del malecón de La Habana

photo_2015-10-12_18-01-14 photo_2015-10-12_18-00-38 photo_2015-10-12_18-01-35

 

 

 

2016/07/06

2016/04/13

Autonomía obrera 2.0 (en La Directa)

Filed under: CGT,entrevistas,General — Tags: , — jonatan @ 19:39

 

Autonomía obrera 2.0

Una recopilación de estrategias nuevas y renovadas para romper con la cultura de la delegación y adaptar las estructuras sindicales al modelo productivo postfordista

Si las condiciones laborales no han parado de empeorar durante los últimos treinta y cinco años, como se explica que este proceso no sólo no haya provocado un aumento de la conflictividad laboral, sino que haya venido acompañado de un declive pronunciado en el afiliación sindical y las movilizaciones de los trabajadores? Con el objetivo de buscar soluciones que revitalicen la lucha obrera, ya hace años que académicas y sindicalistas intentan encontrar respuestas a un problema altamente complejo. Las causas que se han identificado hasta ahora se podrían agrupar en dos bloques. El primero señala como culpables las dinámicas del llamado “sindicalismo de concertación” -encarnado en las centrales mayoritarias UGT y CCOO y el régimen de relaciones laborales surgido de los pactos de la Moncloa de 1977. Es un modelo que ha recibido un abanico amplio de críticas, entre otros motivos, porque se considera un sindicalismo delegacionista que busca el pacto, funciona de manera jerárquica y da poco peso a la movilización.

Por otra parte, un segundo bloque explicativo se fija en la incapacidad de los planteamientos y las estructuras sindicales, ancladas en el siglo XX, a la hora de adaptarse a las transformaciones del modelo productivo capitalista, como son la fragmentación de la clase obrera y la emergencia de la temporalidad, las becas o el trabajo gratuito en forma de prácticas. Todo ello ha llevado a una pérdida de confianza en la acción sindical por parte de segmentos muy importantes de la clase trabajadora, que ha visto reducida significativamente su fuerza.

Sindicalismo de concertación o sindicalismo de clase

En el artículo El sindicalismo de los sans culottes y las pétreleuses, publicado en 2014 en la revista Perspectivas, Isa Benítez -Licenciada en sociología y responsable de Organización de la Coordinadora Obrera Sindical (COS) – y Jordi Juan -abogado laboralista del Cole Colectivo Ronda y encargado de Acción Social de la costa establecen un binomio entre el sindicalismo de concentración y el de clase. Las autoras detallan unas características antagónicas que los separan desde la raíz: mientras el objetivo de fondo de los sindicatos pactistas es “un acuerdo de pacificación social entre clases según un determinado estado de correlación de fuerzas”, el sindicalismo de clase búsqueda “del abolición del trabajo asalariado a través de la lucha de clases “.

Conversamos con Ermengol Gassiot, profesor y secretario general de la CGT catalana, y Oscar Murciano, informático y secretario de Acción Social del mismo sindicato. A su juicio, el sindicalismo se puede volver a fortalecer, pero debe empezar por poner el conflicto en el centro. Según Gassiot, “desde el punto de vista de la concertación, la razón de ser del sindicato es representar el trabajador en la búsqueda de pactos con la empresa”. Y continúa: “Nosotros, en cambio, vemos el sindicalismo como el máximo exponente de la organización de la clase obrera, de su identidad colectiva. Por tanto, una vez reconocemos que nos explotan a través del trabajo, buscamos apoderarnos para resolver esta situación “.

“El conflicto no es malo ni bueno, simplemente existe”, argumenta Gassiot.En su opinión: “No hay acuerdo posible con la clase explotadora; como máximo, pactos puntuales nacidos de nuestra capacidad de ejercer coacción sobre los patrones. Los mecanismos legales se pueden aprovechar en un momento determinado, pero no son nuestro marco. Somos conscientes de que estas normas han sido definidas por el poder contra el que luchamos.Nuestras normas, las decidimos nosotros “.

Asamblearismo y acción directa

Ante las grandes estructuras y las relaciones jerárquicas propias de los sindicatos de concertación, los de clase quieren apostar por el asamblearismo, la horizontalidad y la autonomía. “La asamblea debe ser el núcleo de la acción colectiva. Se deben reducir liderazgos y protagonismos y acabar con la cultura de la delegación “, afirma el secretario general de la CGT. “Nosotros mismos tenemos que ponernos a trabajar en este sentido a escala interna. ¿Qué hacemos con los comités de empresa? Será necesario que nos replanteemos si siguen siendo útiles. Quizá podríamos recuperar la idea original de vaciarlos de contenido … En la medida que seamos lo suficientemente fuertes, podremos acabar con los comités y el debate que rompió el movimiento anarcosindicalista quedará obsoleto. Cuando seamos capaces de coger el patrón y sacudirlo un poco nosotros, no será necesario que pedimos que lo haga un juez “, afirma.

“La asamblea vinculada a las prácticas de acción directa”, comenta Gassiot. “Y acción directa no sólo significa quemar un contenedor -que también-, sino que quiere decir que las personas afectadas son quienes define el problema y establece una metodología para resolverlo con sus propios medios”. Por el sindicalismo de concertación, la movilización es “marginal, predecible y coreografiada”, para un sindicato de clase es “continua e imprevisible”.

Adaptarse a la realidad

“El sindicalismo no ha sido capaz de responder ante la creciente precarización del trabajo porque no quiere asumir la nueva realidad laboral posfordista: las estructuras sindicales son conservadoras por definición”, opina Murciano. Según explica: “La empresa ha sido el núcleo atomizador del sindicalismo, pero ya no podemos pensar en estos términos. Este átomo sirve para la gran industria, donde sigue siendo funcional, pero ya no representa a la mayoría de las trabajadoras, sobre todo aquellas más explotadas, atrapadas en dinámicas de temporalidad, rotación o paro, que pueden ver los sindicatos como algo exclusivo de determinados sectores con unas condiciones laborales relativamente protegidas “.

“A los sectores hiperfragmentats y precarizados, como el de la informática, predomina la temporalidad. Por otra parte, en una misma sala de las oficinas de Hewlett-Packard, puede haber trabajadores de veinte empresas diferentes.Una manera de afrontarlo puede ser organizarnos a nivel de sector. Así, si saltamos de una empresa a otra, mantenemos el mismo espacio de lucha “, afirma Murciano. Según, Gassiot: “El ejemplo del mundo de la hostelería nos debería hacer reaccionar: el principal sector de producción capitalista en Barcelona es la oferta de ocio turístico y el sindicalismo tiene muy poca fuerza”.

Vinculación con el territorio

Aparte de la organización sectorial, otra herramienta que ayuda a reavivar el sindicalismo es la territorialización de las luchas. Esto enlaza con los sindicatos de barrio, pero también con las asambleas que tienen su base en un espacio de trabajo compartido. “En el aeropuerto, por ejemplo, encontramos pequeñas secciones sindicales en las aerolineas, cada empresa da handling, el Bus Turistico, la Renfe … Pero si nos planteamos el aeropuerto como un conjunto, vemos la necesidad de una organización sindical común de todas aquellas personas que trabajan” , analiza Gassiot.

Otro aspecto de la crisis sindical es que el modelo fordista ignora el trabajo doméstico y de cuidados, el trabajo voluntario o las economías informales;estudiantes, paradas, pensionistas y jubiladas también quedan fuera. “Es necesario que el sindicalismo vuelva a ser percibido como una herramienta útil para un sector de la población que ahora lo ve como algo ajeno, propia de grupos concretos como los trabajadores del Metro. Esto puede hacer que la gente adopte actitudes antisindicales “, concluyen Murciano y Gassiot, que destacan la futilidad que la realidad se adapte a los planteamientos propios:” Lo que debe hacer el movimiento sindical es adaptarse al sistema para poder combatirlo mejor, como ha hecho siempre “.

Recuperar la fuerza pasada con las herramientas de hoy

Según Oscar Murciano, secretario de Acción Social de la CGT, “no se trata de hacer un nuevo sindicalismo, sino de recuperarlo”. La organización por sectores se parece mucho a los sindicatos de ramo de la CNT de principios del siglo XX; los sindicatos de barrio recuerdan los Comités de Barriada cenetistas de los años treinta. Sin embargo, aunque comparten un análisis económico de raíz marxista y una herencia anarcosindicalista, los nuevos modelos sindicales tienden a asumir posturas no identitarias. La apuesta es dejar las siglas en segundo término para conseguir una unidad de acción basada en las asambleas.

Un rasgo distintivo del sindicalismo del siglo XXI es el uso de las redes sociales como herramienta de organización y acción colectiva. Son muy útiles para poner en contacto trabajadoras de un mismo sector que nunca habían compartido espacio. Los grupos de Whatsapp fueron el canal comunicativo que hizo posible la huelga de Movistar. La página de Facebook de Las Kellys ha dado a conocer las condiciones laborales paupérrimas de las limpiadoras de habitaciones de hotel.

La socialización del conflicto

“En la medida de lo posible, hay que intentar que el conflicto traspase los muros del puesto de trabajo”, explica Oscar Murciano, de la CGT. “El conflicto ha de salir a la calle para generar una corriente solidario que incremente la fuerza. Este apoyo externo representa un añadido de energía necesario para mantener una lucha laboral. Toda huelga que, pasados ​​unos años, queda en nuestra memoria por su fuerza, es aquella que se ha socializado “, asegura el miembro de la CGT, que ilustra el argumento con los casos recientes de Panrico y Movistar. “A Panrico, los huelguistas decidieron aislarse conscientemente y pasaron meses en la puerta del polígono. Resistieron heroicamente, pero, finalmente, su esfuerzo no tuvo frutos: ya no presionaban la empresa, sino que se presionaban a sí mismos “, opina. En el caso de Movistar, “a través de la mirada sectorial, el uso de las redes sociales y la generación de una empatía muy fuerte con los movimientos sociales, se ha conseguido poner una de las principales multinacionales del Estado entre las cuerdas. La empresa está preparada para resistir una huelga de la plantilla, pero no un conflicto general que también la presione desde fuera “, explica. La socialización no debe tener necesariamente que ver con megaconflictes. Con todo, Murciano remarca que “independientemente de la gente y las organizaciones que se sumen, en un conflicto, que debe decidir es siempre la plantilla”

 

 

artículo publicado en La Directa

2016/02/04

La critica libertaria a la izquierda del capitalismo

Filed under: anarquismo,entrevistas,General — Tags: , , — jonatan @ 00:28

 

 

La crítica libertaria a la izquierda del capitalismo

.

.

El capital ha proletarizado al mundo y a la vez ha suprimido visiblemente las clases. Si los antagonismos han quedado integrados, si ya no hay lucha de clases, entonces no hay clases. Y no hay sindicatos en el sentido genuino del término. En efecto, si el escándalo de la separación social entre poseedores y desposeídos, entre dirigentes y dirigidos, entre explotadores y explotados, ha dejado de ser la fuente principal de conflicto y las luchas transcurren dentro del sistema sin cuestionarlo, no hay clases en lucha, sino masas a la deriva. Los sindicatos, la carcasa de una clase disuelta, persiguen otro objetivo : mantener la ficción de un mercado laboral. El obrero es la base del capital, no su negación. Éste se adueña de cualquier actividad y su principio estructura toda la sociedad : realiza el trabajo, transforma el mundo en mundo de trabajadores. Fin de una clase obrera aparte, exterior y opuesta al capital, y generalización del trabajo asalariado. Adentro no hay más que una masa asalariada aunque no uniforme sino fragmentada: cada fragmento ocupa un escalafón en la jerarquía social con relación a su nivel de compra. Afuera, una masa excluida y desahuciada que pugna por reintegrarse. Cada capa queda definida por su capacidad de consumo. Las clases medias (middle class), resultado cuantitativo del escamoteo de los antagonismos sociales, se refuerzan pasando por encima de la antigua pequeña burguesía con las capas de asalariados diplomados ligados al trabajo improductivo. Han nacido con la racionalización y burocratización del régimen capitalista para desarrollarse gracias a la terciarización progresiva de la economía (y de la tecnología que la hizo posible). Existen en tanto de conjunto de ejecutivos, cuellos blancos y funcionarios en medio de una sociedad de mercado. Cuando la economía funciona, todos ellos son pragmáticos, luego partidarios en bloque del orden establecido, o sea de la partitocracia. Denominamos partitocracia al régimen político adoptado habitualmente por el capitalismo. Es el gobierno autoritario de las cúpulas de los partidos (sin separación de poderes), la forma moderna de una oligarquía, que conlleva la formación de una burocracia autónoma con sus intereses propios y su clientela que ha hecho de la política su modus vivendi. Más que la burguesía, las clases medias ven al Estado como mediador entre la razón de mercado y la sociedad civil, o mejor, entre los intereses privados y sus intereses particulares presentados como públicos. Y precisamente la separación entre lo público y lo privado es lo que dio lugar a la burocracia administrativo-política, parte esencial de las clases medias. El Estado partitocrático determina de alguna forma su existencia privada. En condiciones favorables, las que permiten un modo de vida consumista, dichas clases no están politizadas ; es la crisis del llamado Estado del bienestar lo que determina su politización. Entonces los partidos originados por la crisis hablan en nombre de toda la sociedad, teniéndose por su representación más auténtica.

Nos encontramos inmersos en una crisis que no sólo es económica sino total : es la crisis del capitalismo. Se manifiesta tanto en el plano estructural en la imposibilidad de un crecimiento suficiente, como en el plano territorial con los efectos destructores de la industrialización generalizada. Las consecuencias son la multiplicación de las desigualdades, la exclusión, la contaminación, el cambio climático, las políticas de austeridad y el aumento del control social. Durante la fase de globalización (cuando ya no existe clase obrera) se produce de forma muy visible un divorcio entre los profesionales de la política y las masas que la padecen. La distancia pesa más cuando la crisis alcanza y empobrece a las clases medias, la base sumisa de la partitocracia. La crisis considerada sólo bajo su aspecto político es una crisis del sistema tradicional de partidos, y por descontado, del bipartidismo. La corrupción el amiguismo, la prevaricación, el despilfarro y la malversación de fondos públicos solamente resultan escandalosos cuando el paro, los recortes, las bajadas salariales y la subida de impuestos alcanzan a dichas clases. Entonces, los viejos partidos no bastan para garantizar la estabilidad de la partitocracia. En los países del sur de Europa la ideología ciudadanista refleja perfectamente su reacción desairada. Contrariamente al viejo proletariado, que planteaba la cuestión en términos sociales, el ciudadanismo la plantean exclusivamente en términos políticos. Así pues, han de recurrir al lenguaje dominante, el de la dominación, usando de preferencia el vocabulario progresista y democrático que mejor corresponde con su universo mental. Los partidos ciudadanistas hablan en representación de una clase universal que no es el proletariado sino la ciudadanía, cuya misión consistiera únicamente en corregir una democracia de mala calidad. Consideran la democracia, es decir, el sistema parlamentario de partidos, como un imperativo categórico. El ciudadanismo es un democratismo legitimista que reproduce tópico por tópico al liberalismo burgués de antaño y con mucho alarde verbal trata de correrlo hacia la izquierda. No olvidemos que mucha crema fundadora de los nuevos partidos proviene del estalinismo y del izquierdismo, para la cual lo que los nuevos valores democráticos no son más que la trasmutación de viejas cantinelas vanguardistas realmente desahuciadas. Formalmente pues, se sitúa en la izquierda del sistema. Es la izquierda del capitalismo.

La mayoría de los nuevos partidos y alianzas, dirigidos fundamentalmente por enseñantes y abogados, inspirándose en el cambio de rumbo de la izquierda convencional latinoamericana, o lo que viene a ser lo mismo, identificando las instituciones como el escenario clave del cambio liberador, en realidad tratan de cambiar una casta burocrática mala por otra buena recuperando a los electores moderados de izquierda o de derecha, algo en lo que siempre habían fracasado el neoestalinismo y el izquierdismo europeos. Aspiran a desempeñar el papel de una nueva socialdemocracia, bien constitucionalista o bien separatista. La revolución ciudadanista empieza y termina en las urnas, por lo que reformas electorales, jurídicas o constitucionales (la transformación del régimen de 1978) dependen de los resultados y las combinaciones parlamentarias. Se ha de conseguir nuevas mayorías políticas, o como se dice, asegurar la gobernabilidad, ya que nadie desea una ruptura social, aun al precio de conjurarla con una ruptura nacional. La desmovilización, el oportunismo y la rápida burocratización que ha seguido a las diversas campañas demuestra esto: los agitadores de la víspera se vuelven con celeridad gestores responsables. La izquierda del capital se dio cuenta de que el Estado es esencial para el capitalismo y de que en periodos de expansión económica tal dependencia permite políticas sociales: algo de neokeynesianismo a las prácticas neoliberales que requieren respaldo estatal. Estamos frente al renacimiento del Estado nacional: un Estado social pretendidamente soberano en el marco de una Europa de los mercados. La defensa del Estado es la prioridad máxima del ciudadanismo, de ahí su estrategia de asalto a las instituciones, ridículo sucedáneo de la toma del poder leninista, que se apoya sobre todo en los electores conformistas decepcionados con los partidos de siempre y subsidiariamente en los movimientos sociales manipulados. Aunque la crisis no pueda superarse, puesto que es « una depresión de larga duración y alcance global » según dicen los expertos, la reconstrucción del Estado como asistente y mediador quiere demostrar que se puede trabajar para los mercados desde la izquierda.

En definitiva, no se trata de cambiar la sociedad sino de administrar el capitalismo –dentro o fuera de la eurozona- con el menor gasto y la menor represión posible para las clases medias. Demostrar que una vía alternativa de acumulación capitalista es posible y que el rescate de las personas es tan importante como el de la banca, es decir, que el sacrificio de dichas clases no solamente es necesario, sino que no habrá desarrollo ni mundialización sin ellas. Se quiere aumentar el nivel de consumo popular, no transformar la estructura productiva y financiera. Por consiguiente, se apela a la eficacia y al realismo, no a los cambios bruscos y las revoluciones. El diálogo, el voto y el pacto son las armas ciudadanistas, no las movilizaciones o las huelgas generales. Diálogo directo con el poder, diálogo virtual con las susodichas « personas ». Las clases medias son más que nada clases no violentas e informatizadas: su identidad queda determinada por el miedo y la red. En estado puro, o sea, no contaminadas por capas más permeables al racismo o la xenofobia tales como los agricultores endeudados, los obreros desclasados y la canalla lumpen, no quieren más que un cambio tranquilo y pausado hacia lo mismo desde dentro. Por otra parte, en estos tiempos de reconversión económica, de extractivismo y de austeridad, los partidos ciudadanistas han de contentarse con actos institucionales simbólicos, ya que su capacidad de resolución de problemas sociales es muy poca. Dependen de la coyuntura mundial, del Mercado, y éste no les es favorable y probablemente no lo será en el futuro. En resumen, su posición ante las cámaras ha de esconder su falta de resultados cuanto más tiempo mejor, a la espera o más bien temiendo la formación de otras fuerzas más decididas en un sentido (un totalitarismo mucho más duro) o en otro (la revolución).

El capitalismo declina pero su declive no se percibe igual en todas partes. No se ha considerado la crisis como múltiple: financiera, demográfica, urbana, ecológica y social. Ni se tiene en cuenta que las guerras periféricas son responsabilidad de la mundialización capitalista. En el Sur de Europa la crisis se interpreta como una amenaza económica y un problema político. En el Norte tiende a tomarse como una invasión musulmana y una amenaza terrorista, o sea, como un problema de fronteras y de seguridad. Todo depende del color, la nacionalidad y la religión de los working poor. La división internacional del trabajo concentra la actividad financiera en el Norte y relega el Sur al rango de una extensa zona residencial y turística. Por eso el Sur es mayoritariamente europeista y opuesto a la austeridad; el Norte es todo lo contrario. La reacción mesocrática es contradictoria, pues por una parte la ilusión de reforma y apertura domina, pero, por la otra, se impone el modo de vida industrial en burbuja y la necesidad de un control absoluto de la población, lo que significa un estado de excepción « en defensa de la democracia ». Las mismas clases votan al ciudadanismo en un sitio y a la extrema derecha en el otro. Los libertarios han de denunciar este estado de cosas intentando construir movimientos de protesta autónomos en el terreno social y cotidiano a defender. La abstención es un primer paso hacia la secesión del sistema. La perspectiva política puede superarse mediante un cambio radical –o mejor una vuelta a los comienzos- en el modo de actuar y en la manera de vivir apoyándose aquellas relaciones extramercantiles que el capitalismo no ha podido destruir o cuyo recuerdo no ha borrado. También mediante un retorno a lo sólido en el modo de pensar: la crítica de la concepción burguesa posmoderna del mundo es más urgente que nunca pues no es concebible un escape del capitalismo con la conciencia colonizada por los valores de su dominación. La necesaria desculturación (desalienación) que destruya todas las identidades de guardarropía que nos ofrece el sistema, ha de cuestionar seriamente el parlamentarismo, el Estado, la idea de progreso, el desarrollismo, el espectáculo… pero no para ofrecer versiones « antifascistas » de todo ello. Tampoco se trata de elaborar una teoría única con respuestas y fórmulas para todo, una especie de moderno socialismo de cátedra, o de forjar una entelequia (pueblo fuerte, clase proletaria, nación) que justifique un modelo organizativo arqueomilitante y vanguardista, o de regresar literalmente al pasado, sino, insistimos, se trata de salirse del universo mental y material del capitalismo inspirándose en el ejemplo histórico de experiencias convivenciales no capitalistas. La obra revolucionaria tiene mucho de restauración

Es verdad que las luchas anticapitalistas aún son débiles y a menudo recuperadas, pero si aguantan firme y rebasan el ámbito local pueden extenderse lo suficiente para echar abajo la vía institucional junto con el modo de vida esclavo que la sostiene. La crisis todavía es una crisis a medias. El sistema ha tropezado con sus límites internos (estancamiento económico, restricción del crédito, acumulación insuficiente, descenso de la tasa de ganancia), pero no lo bastante con sus límites externos (energéticos, ecológicos, culturales, sociales). Hace falta una crisis más profunda que acelere la dinámica de desintegración, vuelva inviable el sistema y propulse fuerzas nuevas capaces de rehacer el tejido social con maneras fraternales, de acuerdo con reglas no mercantiles (como en Grecia), amén de articular una defensa eficaz (como en Rojava). No obstante, la crisis en sí misma conduce a la ruina, no a la liberación, a menos que la exclusión se dignifique y tales fuerzas concentren un poder suficiente al margen de las instituciones. La estrategia actual de la revolución (el uso de la exclusión y las luchas en función de un objetivo superior) ha de apuntar -tanto en la construcción cotidiana de alternativas como en la pelea diaria- hacia la erosión de cualquier autoridad institucional, la agudización de los antagonismos y la formación de una comunidad arraigada, autónoma, consciente y combativa, con sus medios de defensa preparados.

Los libertarios no desean sobrevivir en un capitalismo inhumano con rostro democrático y todavía menos bajo una dictadura en nombre de la libertad. No persiguen fines distintos a los de las masas rebeldes, por lo tanto no deberían organizarse por su cuenta dentro o fuera de las luchas. No reconocen como principio básico de la sociedad un contrato social cualquiera, ni la lucha de todos contra todos; tampoco la fundan en la tradición, el progreso, la religión, la nación o la naturaleza. El comunismo libertario es un sistema social caracterizado por la propiedad comunal y estructurado por la solidaridad o ayuda mutua en tanto que correlación esencial. Allí el trabajo –colectivo o individual- nunca pierde su forma natural en provecho de una forma abstracta y fantasmal. Las tecnologías se aceptan mientras no alteren el funcionamiento igualitario y solidario de la sociedad. La estabilidad va por delante del crecimiento, y el equilibrio territorial por delante de la producción. Las relaciones entre los individuos son siempre directas, no mediadas por la mercancía, por lo que todas las instituciones que derivan de ellas son igualmente directas, tanto en lo que afecta a las formas como a los contenidos. Las instituciones parten de la sociedad y no se separan de ella. Es la hora de una nueva sociedad histórica libre de mediaciones alienantes y de trabas, sin instituciones que planean por encima, sin trabajo-mercancía, sin mercado y sin trabajadores asalariados. El proletariado existe únicamente en el capitalismo a causa de la división entre trabajo manual y trabajo intelectual. Igual pasa con las conurbaciones, fruto de la separación absurda entre campo y ciudad. Una sociedad autogestionada no tiene necesidad de empleados y funcionarios puesto que lo público no está separado de lo privado. Ha de dejar la complicación a un lado y simplificarse. Una sociedad libre es una sociedad fraternal, horizontal y equilibrada, desestatizada, desindustrializada, desurbanizada y antipatriarcal. En ella el territorio recobra su importancia perdida, pues contrariamente a la actual, será una sociedad con raíces.

Miguel Amorós.

Charla en la Cimade, Béziers (Francia), 29 de enero de 2016.

2015/12/22

Carlos Taibo en Villarrobledo. 21-12

TaiboTextophoto_2015-12-22_22-15-22

 

Carlos Taibo lo espeta cada una de sus charlas: “Votes a quien votes, votes o no, eso no me importa. Me interesa más saber qué haces los 364 días restantes del año ». Y es que el debate sobre el voto, la abstención y los partidos dura desde que existe lo que hoy en día conocemos como izquierda anticapitalista. La crítica a las votaciones ha sido siempre la misma: sirve de algo votar? Hemos tirado nuestra papeleta en la urna y ahora debemos esperar que los representantes políticos hagan lo que prometen. Fijémonos en que hagan lo que hagan, cumplan o no sus promesas, hemos perdido cuatro años esperando! Fijémonos en que vivimos a través de sus decisiones. Si hemos de entender que el pueblo es soberano, tenemos algo más que decir y hacer que esperarnos, ¿verdad? Las posturas abstencionistas también parecen haberse atascado en el mismo argumento: no votes, ya que así legítimos que sigan tomando decisiones por parte tuya. Estamos de acuerdo pero, no lo seguirán haciendo, hayamos votado o no? Algunas incluso dirían que, dado que gobernantes seguiremos teniendo hasta que no cambien mucho las cosas, preferimos tener los más sinceros y cercanos a la calle. Como la frase que hemos citado al principio del texto, nosotros queremos aportar el siguiente matiz dentro de este debate irresuelto hasta ahora: nos da igual si votas o no, pero haz algo durante el resto del año. Si queremos tener la capacidad de decidir cómo serán nuestras vidas, tenemos que empezar a decidir sobre ellas desde el minuto 0 del partido.Viendo la creciente hornada de formaciones de Nueva Política que han salido a partir de que el 15M se desinflara, queremos volver a poner en duda que entrar en el Parlamento o los Ayuntamientos pueda ser algún tipo de conquista, pero que para cambiar el terreno no tenemos suficiente con quejarnos. Por eso hacemos un llamamiento a la participación en los espacios que intentan cambiar las cosas desde la base a través de implicarnos en ello día a día. Hay mil propuestas desde donde empezar: los ateneos y centros sociales, las asambleas herederas del 15M, las cooperativas, los medios de información libres, las PAH s, los sindicatos de base … El hecho de participar activamente en estos espacios implica dos cosas: 1. Aprendemos a decidir. Esto significa saber entender los argumentos de nuestras compañeras, saber abstenerse y sacar consensos, saber cuestionar a los demás ya tener autocrítica. 2. A partir de este aprendizaje sacamos nuevas maneras de relacionarnos con otros colectivos y espacios, incluidas las instituciones y obtenemos la fuerza para poder llamar a una contra las injusticias o ser capaces de detener desahucios o hacer uso de la desobediencia de manera efectiva. En definitiva, nos empoderamos. Cada decisión que tomamos en estos espacios quedará traducida al futuro como nuestra huella, nuestra colaboración hacia esta sociedad más justa e igualitaria que tantas anhelamos. No creemos que haga falta explicar de qué somos capaces cuando estamos organizadas!

  • Texto e infografía aparecidos en La Mecha número 7, publicación de colectivos de Vallcarca, La Salud y la Vila de Gràcia. (BCN)

extraido de    http://heuranegra.net/i-despres-de-votar-que-2/ 

 

photo_2015-12-22_22-14-13     photo_2015-12-22_22-14-17     photo_2015-12-22_22-14-26

photo_2015-12-22_22-14-44    photo_2015-12-22_22-14-09       photo_2015-12-22_22-13-47

photo_2015-12-22_22-14-30    photo_2015-12-22_22-14-04     photo_2015-12-22_22-14-39

photo_2015-12-22_22-14-30     photo_2015-12-22_22-14-48    photo_2015-12-22_22-14-22

 

NDA.- hasta que suba el video completo, un bambuser con la 2ª mitad de la charla https://bambuser.com/v/5998675  x Pedroñera

.

 

Grabado y editado por Agueda y su compa para Canal 4 Mancha Centro, TV local de Villarrobledo. https://twitter.com/canal4_vdo

Older Posts »

Powered by R*